4  Ejercícios poderosos
de la
gratitud

01 - Enumera tus bendiciones

Haz una lista de 10 cosas por las cuales estás agradecido y describe el por qué.

Así: Estoy realmente agradecido por ..... (escribe lo qué es) .... porque .... (escribe el por qué)

Cuando agregamos el "porque" eso trae más intensidad a la sensación de agradecimiento.

Después de completar la lista, revisa tus bendiciones y repite la palabra "Gracias" tres veces para cada uno de ellos.

Al principio es posible que tengas algunos problemas para encontrar las 10 situaciones, cosas o personas. Para ayudarte a encontrar las 10 bendiciones del día, piensa en temas de tu trabajo, finanzas, relaciones interpersonales, bienes personales, de la felicidad, del amor, la vida, cosas materiales, algo de la naturaleza, un animal de estimación, etc .

Cuanto mayor sea tu gratitud, te sentirás más completo y más rápido tu vida sera más próspera.

02 -  La piedra de la gratitud

Para que la gratitud se convierta en un hábito, debemos luchar todos los días.

En el libro El Secreto - de Rhonda Byrne - la autora cita una historia de un padre que utiliza una piedra de la gratitud para agradecer a la salud del niño que estaba muy enfermo y este quedó curado. Este padre, cada vez que sostiene la piedra, él agradece a la salud del niño

Nuestro ejercicio de hoy: encuentra una pequeña piedrita, puede ser cualquier piedra que quepa en tu mano. Ponla en un lugar visible en tu habitación y antes de dormir, mantenla en las manos y concentrate en todas las cosas buenas que sucedieron en tu día por lo que te sientes agradecido. Elije la mejor de todas y repite 3 veces: 'Gracias'!

Repite este ejercicio cada noche - es muy bueno!

Mientras decides cual es la mejor bendición del día, observa sí te han ocurrido varias cosas por lo cual estar agradecido, también esto te ayudara a dormir y despertar con la sensación de gratitud

03 - Relaciones

El ejercicio de hoy es ser agradecido con las personas como ellas son. Si tus relaciones son buenas, el ejercicio de hoy, te ayudará a ser mejor. Si tus relaciones son un poco complicadas, este ejercicio te ayudará a restaurarlas.

¡Vamos allá!

Elije tres personas de tus relaciones más cercanas para demostrar tu gratitud. Puede ser para tu marido, esposa, hijo, padre, compañero(a), amigo, hermano ... elija 3 personas que son importantes en tu vida y que tu tengas una foto de estas personas.

Mira la foto y piensa en que eres agradecido a esa persona - ¿Cuáles son sus mayores fortalezas?

Toma un papel y escribe 5 cosas por lo que estas agradecido con ellas. Escribe asy: Gracias ... (escribe el nombre de la persona) por... ... (escribe el por qué). Por ejemplo: Gracias José por hacerme feliz todos los días.

Después de hacerlo con las 3 personas, coloca las fotos en un lugar donde las puedas ver, de manera que puedas ver estas personas siempre y pensar cuanto son gratas para ti.

 04 - Dinero

¿Quién quiere tener dinero?

Todos nosotros lo queremos!

Si el dinero falta en tu vida, entiende que los sentimientos de preocupación, la envidia, la desilusión y la inseguridad sobre él (el dinero) no te ayudan, porque estos sentimientos nacen por la falta de gratitud. Si quitas los pensamientos negativos y te sientes agradecido por lo que tienes, tu situación financiera mejorará mágicamente.

Agradecer por el dinero, cuando lo tenemos poco, no es fácil para cualquier persona!

Aqui empieza la primera parte del ejercicio de hoy:

Toma un momento para hacer la actividad de hoy.

Recuerda tu infancia, cuando no tenías dinero y sin embargo, el dinero estaba allí porque alguien pagaba por tu comida, tu tenías una casa para vivir, fuiste a la escuela, hiciste viajes, fiestas de cumpleaños, tenías ropa, ibas al dentista, al médico, tenías juguetes ... en cada recuerdo dí: ¡Gracias!

Todas estas cosas cuestan dinero y todas ellas han llegado, sin tener que gastar nada por ellas. Se agradecido por cada recuerdo, porque cuando puedas sentirte sinceramente agradecido por el dinero que recibiste en el pasado, la cantidad de dinero en efectivo en el futuro aumentará.

La segunda parte:

Toma una billete de dinero de cualquer valor y ponle una etiqueta con la frase: Gracias por todo el dinero recibido en toda mi vida.

Ten este billete contigo y durante el día, toma el billete y da gracias. Después pon este billete en un lugar visible para que recuerdes de agradecer continuamente.

Advertencia: Cuando te des cuenta de que vas a quejarte de tu situación financiera, preguntate en voz alta: "¿Estoy dispuesto a pagar el precio de la reclamación?"

Cualquier reclamación puede detener el flujo de dinero.

A partir de ahora, comprométete para agradecer a todas las formas de dinero que surjan para ti: tu cheque de pago, un reembolso, descuentos, un regalo ... cualquier cosa.

Luego me cuentas los resultados.