73d7d1ed5de1c683bdc2d53f57e01fe4.jpg

¿Por qué es importante agradecer?

Astrid Gambardella


Estamos siempre buscando mejorar nuestra vida de alguna manera, sea en las relaciones, en el trabajo, en la familia, con los amigos, o financieramente. Pero ¿ paramos para agradecer lo que ya tenemos? Agradecemos por nuestro trabajo o simplemente nos quejamos de él. Agradecemos por nuestra familia, o simplemente nos quejamos de ella.


Nuestro cerebro registra las informaciones en redes neuronal, en formas de pensar, sentir y comportarse. Estas redes neuronales son caminos formados por conexiones entre las neuronas. Cuanto más repite una forma de pensar, o un comportamiento, más aquellas redes neuronales se fortalecen. Ahora usted entenderá lo que sucede cuando usted se queja. Este hábito queda impregnado en sus neuronas y usted se vuelve cada vez más condicionado fisiológicamente a reclamar.

 

Cuando nos quejamos de algo, creamos la química del malestar y nos condicionamos a ella, fortaleciendo las redes neurales de la lamentación, creándose un círculo vicioso, que atraerá más de la misma situación.

 

Nuestro cuerpo va produciendo esas emociones y químicamente ellas van inundando el torrente sanguíneo de nuestro cuerpo. Como consecuencia hay un aumento de toxinas, radicales libres, elevación del estrés, tensiones en el cuerpo y baja en la inmunidad. A medio y largo plazo eso contribuye a generar enfermedades físicas, lo que llamamos enfermedades psicosomáticas.

 

La buena noticia es que podemos cambiar todo eso, saliendo del foco de la queja y encontrando razones para agradecer.

 

La gratitud tiene el poder de transformar su realidad. Cuando despertamos ese sentimiento, toda nuestra energía empieza a cambiar.

 

Entre los sentimientos más nobles que caracterizan a un ser maduro, la gratitud es uno de los más importantes. La persona que es agradecida es plena, feliz y próspera.

 

Agradecer crea la química del bienestar y el cuerpo comienza a producir las hormonas del placer. La endorfina, la serotonina, la dopamina y la ocitocina se consideran las "hormonas del placer", ya que interfieren en el cotidiano de nuestras vidas y están relacionadas con el bienestar general. Al entrar en el estado de la gratitud, las cosas negativas empiezan a disminuir y las cosas buenas comienzan a llegar a nosotros. Reconozca el valor de las cosas y de las personas y busque siempre el lado positivo en todo.

 

La gratitud te ayudará a alcanzar todo lo que quieras ser, tener o hacer, pero ella debe ser practicada diariamente. Si practicas sólo un poco, tu vida cambiará sólo un poco, pero si practicas mucho y todos los días, tu vida cambiará drásticamente.


 

 

Oración de la gratitud