Camino para Prosperidad

Dia 20 - Es hora de actuar!

Captura-de-pantalla-2014-07-01-a-las-17.

Esta jornada te ha ofrecido varias herramientas para que tengas una mayor prosperidad en tu vida. Ahora es hora de que tu empieces a actuar, vamos a la acción!

 

Napoleon Hill: "El pensamiento debe caminar junto con la acción"


 

Inicialmente has aprendido la importancia de tener una actitud mental correcta hacia la prosperidad, y a lo largo de este reto he proporcionado varias herramientas para ayudarte a pensar de manera constructiva. Ahora es el momento de comenzar la acción física. Sí, a partir de este momento vamos a unir el pensamiento con la acción.

 

Cuando sabemos cuales son nuestros objetivos, debemos seguir con el siguiente paso, que medidas tienen que tomarse para avanzar hacia estos objetivos. Muchas personas saben lo que tiene que hacer, pero por algún motivo, algún bloqueo emocional, o trauma no lo hacen. Voy a repetir una vez más, porque es importante: el pensamiento y la acción tienen que caminar juntos.

 

Recuerda la ley acción y reacción: cuanto más das de tí, más te abres para recibir.

Lo que tu siembras constantemente, tu cosecharás, entonces recuerda sembrar pensamientos relacionados con lo que  deseas e inevitablemente será esto que tu recibirás.

 

Eres completamente responsable por todos los aspectos, o la experiencia de tu vida, ya sea bueno o malo. No culpes a nadie ni a tí mismo por cosas del pasado, simplemente decide que es necesario cambiar algunos aspectos de tu vida. En lugar de preguntar: ¿Por qué las cosas van mal? Empieza a preguntar: ¿Cómo puedo mejorar esto?

 

Para mejorar las circunstancias que no son de tu agrado, se más audaz, acepta la riqueza infinita del universo y acepta la responsabilidad que viene con esta riqueza. 

Con esta actitud puedes ser una fuente real y poderosa de lo bueno para este mundo.


 

 Ejercicio del dia de hoy: 

 

Es posible que te hayas acostumbrado a tomar unos minutos a cada día para practicar estos ejercicios. Decide continuar con este hábito, incluso después de terminar este reto.

Tómate unos minutos al día para visualizar tus metas, afirmando pensamientos positivos o leer libros de inspiración. 

 

Mantén siempre tu mente enfocada en lo positivo de tu vida.